martes, 13 de diciembre de 2011

No me gustan

Hoy, por casualidad, me he topado con este artículo extraviado entre los miles de archivos del ordenador. Y sigue tan vigente...
No me gustan las manos blancas y húmedas, las pastelerías con luz de neón, los que usan bastón sin estar cojos, los granos de arroz dentro del salero, el helado servido en una copa de metal, los coches con alerones, los pantalones blancos transparentes, los gritos del megáfono en las tómbolas donde se rifan muñecos de peluche, los que soplan en la cuchara de la sopa, las cunetas llenas de papeles y botellas, las vitrinas polvorientas de los bares de carretera que exhiben productos típicos de la región, los tipos que te hablan muy cerca de la cara echándote un aliento fétido, los que salen del restaurante con un palillo en la boca y al pasar junto a tu mesa te dicen; que aproveche, el olor a margarina asada de las cafeterías, el gracioso que cuenta chistes los viernes en las cenas de matrimonios. El infierno también se compone de minúsculas cosas que a uno no le gustan: los músicos callejeros que utilizan grandes bafles para pedir limosna tocando un bolero, los intelectuales sesentones que todavía usan pantalones vaqueros muy ceñidos, los besos en las mejillas demasiado húmedos, los huesos de aceituna sobre el mantel, chuparse la yema del dedo para pasar la hoja del periódico, los que riñen con el camarero, las cubiertas de los libros con títulos dorados en relieve, los calcetines blancos en invierno, el chándal para dar vueltas a la manzana, los domingos, los nombres que salen en negrita en cualquier artículo. El infierno de cada día también es eso. Manuel Vicent. El País (12-VI- 94)

jueves, 8 de diciembre de 2011

imbéciles/imbécilas

20 de noviembre. Votaciones. Escojo el sobre para votar al Congreso y al Senado. En el sobre del Senado leo:
La imbecilidad de siempre. En lugar de utilizar SENADO, pues escribimos Senadores/as y todos nos quedamos más contentos y felices porque somos muy modernos y avanzados, viva la igualdad. Pero cual es mi sorpresa al tomar el papel para votar que se introduce en el sobre y leo:
¿En el sobre Senadores y senadoras y en el interior solo candidatos? ¿Y las candidatas? Será porque nadie se va a entretener en leer despacio la introducción. En el sobre sí porque llama más la atención, y "candidatos" por ahí perdido, que eso solo lo leen los que no tienen prisa. Ni ellos mismos están convencidos del jueguecito que se traen con la Lengua en pos de la igualdad.

martes, 6 de diciembre de 2011

Brujillas en el blog

Después de dos horas intentando subir fotos que aparecían dobladas, de salir unos subtítulos en azul, de moverse toda la entrada hacia arriba y hacia abajo, al publicar la entrada anterior descubro el desaguisado, todo movido, descolocado, las entradas adosadas , los comentarios superpuestos. ¿Y alguien duda de que no existen brujas en los ordenadores?

lunes, 5 de diciembre de 2011

Tengo que dejar de leer

Mi hija me dice que tengo que dejar de leer. Y lleva razón. Cuando tengo tiempo para leer un periódico, mi deformación compulsiva ortográfica, una patología como otra cualquiera, me impulsa a ir detectando errores en lo que leo y así no se puede disfrutar de ninguna lectura.

Diario de Cádiz, domingo 13 de noviembre, un artículo a doble página y a color:




No existe. En mi lengua se escribe ensamblaje...


Si no sabemos escribir sino...






Y en el mismo Diario...







Ni los días de la semana, ni los meses del año se escriben con mayúscula...





Y unas páginas más...



- aje, eje... ¿con j, por casualidad?





¿Y qué me decís de la siguiente propaganda?









Vamos a pasar por alto que a veces día está escrito con tilde, y otras no, al igual que más, o duración. Ahora, lo de la j de recogida, hace daño a la vista.


Que sí, hija, que llevas razón, tengo que dejar de leer.























En el mismo artículo:























Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal